Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Expertos reclaman mayor peso bidireccional entre universidad y empresa

Expertos reclaman mayor peso bidireccional entre universidad

Los expertos en el campo universitario reclamaron hoy un mayor peso bidireccional entre las instituciones académicas y la empresa a la hora de la transferencia del conocimiento y la tecnología, según se puso de manifiesto hoy durante la celebración del IV Foro Universidades TCUE, organizado por EL MUNDO/DIARIO DE VALLADOLID.

Fue la principal premisa que expuso la directora de Innovación de la Fundación General de la Universidad de Valladolid, Yolanda Calvo, quien incidió en la «inflexión vital» que ha supuesto el programa Tcue impulsado por la Junta de Castilla y León en 2008. «Ha permitido dar un salto cualitativo y cuantitativo, sobre todo en cuanto a recursos humanos profesionalizados -en la UVa hay 16 personas especializadas en diversas áreas del saber, centradas en esa estrategia de transferencia de conocimiento», añadió, al tiempo que advirtió que las universidades «no pueden ir solas».

En este sentido, la mayoría de los ponentes, llegados desde las universidades públicas de la Comunidad, así como de Cartif, coincidieron en la importancia del vínculo que deben mantener los dos actores para trasladar el conocimiento al tejido empresarial y al mercado.

Para concluir la mesa redonda, el director del Departamento de Ingeniería Cartográfica de la Universidad de Salamanca, Diego González-Aguilera, realizó un repaso desde el año 2005 de los diferentes programas y software desarrollados en la institución por el equipo que dirige y que se han aplicado para contribuir al trabajo aeroespacial, criminológico, de la Policía Nacional o patrimonio cultural, lo que les ha valido diferentes premios y reconocimientos. También han evolucionado en el campo de los drones y de los móviles, lo que ha llevado a abrir muchas puertas.

El caso práctico de la jornada lo expuso Diego González-Aguilera, director del Departamento de Ingeniería Cartográfica de la Universidad de Salamanca. Un joven que expuso la historia de cómo su tesis doctoral se convirtió en un proyecto de inmensas dimensiones y con infinidad de aplicaciones.

Es la historia real de un caso real que comenzó en 2002 en una empresa que desarrollaba  sistemas GIS en Barcelona, donde trabajaba el ahora profesor de la USAL.

Nació encaminado al patrimonio histórico-artísitco y con un premio internacional, al que acompañaron el interés de grandes firmas como la Nasa, Jacobs o la Universidad John Hopkins.

Como innovadores, decidieron hacer honor a su nombre y, al poco tiempo,realizaron el mismo proyecto pero con múltiples imágenes para aplicarlo también a escenarios forenses, arquitectura e ingeniería aeroespacial –se colaron en las tripas de un avión militar–. Incluso lograron que un dron realizara el trabajo. Y rizaron el rizo: ‘democratizaron’ su técnica, permitiendo que un smartphone lograra realizar esas reconstrucciones.

Con esta última línea fueron premiados por Microsoft y se convirtieron en empresa. No obstante, durante este recorrido plagado de éxitos, González-Aguilera también se ha encontrado con algún escollo. «El salto que existe entre la Universidad y la Empresa es muy real». Sin embargo, la lista de éxitos ahí está.

«La multidisciplinariedad es crucial, porque la motivación es mucho mayor. Detrás de todo debe haber un equipo que lo soporte», manifestó el director del Departamento de Ingeniería Cartográfica de la Universidad de Salamanca, protagonista de varios reportajes del suplemento Innovadores.

Noticia publicada el 24/10/2014